Inicio » Información » Propiedades de aislamiento acústico de la lana de vidrio
Propiedades de aislamiento acústico de la lana de vidrio

La lana de vidrio centrífuga es un material destacado por su capacidad de absorción de sonidos de alta y media frecuencia. Los principales factores que afectan al aislamiento acústico de la lana de vidrio son el espesor, la densidad y la resistencia al flujo de aire. Entre estos factores, el más importante es el tercero.

La resistencia al flujo de aire es el ratio de la presión del aire en ambos lados del material con respecto al ratio del flujo de aire. Un valor bajo de resistencia al flujo de aire indica que el material tiene una densidad baja y se ve afectado por la vibración del aire, lo que disminuye su capacidad de aislamiento. Por otro lado, un valor elevado de resistencia al flujo de aire indica que el material es denso y la vibración del aire apenas incide sobre él, lo que también reduce la capacidad de absorción acústica del material. La lana de vidrio centrífuga tiene un nivel óptimo de resistencia al flujo de aire por lo que tiene una excelente capacidad de absorción acústica.

Durante la instalación de los paneles de aislamiento es difícil medir la resistencia al flujo del aire. Sin embargo, estos valores se pueden estimar durante el proceso de fabricación de acuerdo con el grosor y la unidad de peso del material.

1. A medida que aumenta el espesor de los paneles, aumenta asimismo la capacidad de absorción de sonidos de baja y media frecuencia del material. Sin embargo, este aumento no ocurre con la capacidad de absorción de sonidos de alta frecuencia, que se mantiene en unos valores especialmente elevados.

2. Si el espesor se mantiene constante, la capacidad de absorción de sonidos de media y baja frecuencia aumenta en tanto se aumenta el peso por unidad. No obstante, cuando el peso por unidad se aumenta hasta un cierto valor, la densidad del material afecta al nivel óptimo de resistencia al flujo del aire y desciende la capacidad de absorción acústica.

Para la lana de vidrio centrífuga con un espesor mayor de 5cm y una densidad de kg/m3, el coeficiente de absorción acústica se sitúa en 0,2 a 125Hz y en casi 1 cuando la frecuencia supera los 500Hz. Un aumento del espesor de la lana de vidrio por encima de los 5cm tiene como consecuencia un aumento gradual de la capacidad de absorción de sonidos de baja frecuencia. Cuando el espesor es mayor de 1m, el coeficiente de absorción de sonidos a 125Hz se sitúa cerca de 1.

Si el espesor de la lana de vidrio se mantiene constante y la densidad aumenta, el coeficiente de absorción acústica a baja frecuencia aumenta gradualmente. Con una densidad de 110 kg/m3, la capacidad de absorción acústica alcanza su nivel máximo. Por otro lado, con lana de vidrio centrífuga con un espesor de 5cm, el coeficiente de absorción acústica a 125Hz se sitúa entre 0,6 y 0,7. Si la densidad supera los 120kg/m3, la capacidad de absorción acústica disminuye ya que aumenta demasiado la densidad del material. Con una densidad de 300kg/m3 el coeficiente de absorción acústica se ve significativamente afectado.

Para el aislamiento acústico de edificios las lanas de vidrio más utilizadas tienen un espesor de 0,5; 5 y 10cm. Por su parte, la densidad habitual se sitúa en los siguientes valores: 16, 24, 32, 48, 80, 96, y 112 kg/m3. La demanda de lana de vidrio se concentra en los productos con un espesor de 5cm y una densidad de 12 a 48 kg/m3.

Por otro lado, otro de los factores que afectan a la capacidad de absorción acústica de este material son las condiciones de la instalación. Cuando hay una capa de aire detrás de la lámina de lana de vidrio, la absorción acústica mejora significativamente, sobre todo con los sonidos de baja y media frecuencia. En este sentido, a medida que aumenta el espesor de la capa de aire, aumenta el coeficiente de absorción acústica, hasta un determinado nivel en el que este efecto desaparece.