Inicio » Información » Lana de vidrio centrífuga - Un buen material de aislamiento acústico
Lana de vidrio centrífuga - Un buen material de aislamiento acústico

La lana de vidrio centrífuga es un material que contribuye significativamente al ahorro de energía, una característica que lo hace destacar en un momento de especial sensibilidad hacia tecnologías que hagan más eficiente el uso de la electricidad en diferentes entornos. La lana de vidrio centrífuga tiene una excelente capacidad de aislamiento térmico y acústico. Las fibras internas de este material están firmemente entrelazadas y presentan un reducido número de poros.

La lana de vidrio centrífuga puede instalarse en el interior de muros, techos o estructuras suspendidas. Este material absorbe la energía acústica del entorno, reduce la reverberación y el ruido del interior.

La capacidad de absorción acústica de la lana de vidrio centrífuga depende del espesor, la densidad del material y de otros factores como el material de revestimiento, el material de construcción utilizado, etc. Además, el diseño de los edificios residenciales debe tener en cuenta otros factores como el coste, la estética, la prevención contra incendios, protección frente a la humedad y resistencia al desgaste, entre otros.

Cuando el rollo de aislante de lana de vidrio se utiliza como aislante acústico es preciso dejar un espacio de aire en la parte posterior de la capa de lana de vidrio o añadir un material decorativo a la superficie del material aislante. Cuando el espesor del hueco para el aire se sitúa entre 100 y 150 mm, el aislamiento acústico aumentará en tanto aumente su espesor, especialmente en los sonidos de media y baja frecuencia. Si el hueco para el aire supera los 300 mm, la absorción de sonidos alcanza los 100 Hz.